Imagínate que pudieras cambiar tu estado de ánimo en cuestión de minutos. Que sientes tu energía por los suelos, cambiarla para que te sientas recargada y motivada. Que te sientes agitada, cambiar esa agitación por calma. Sería increíble, ¿verdad? ¿Y sabes qué?, es posible. Y sin necesidad de usar ninguna...