Varias personas de mi entorno llevan diciéndome desde finales de septiembre que están “desganadas”. Que se sienten con poca energía. Les cuesta despertarse por las mañanas. Y apenas les apetece hacer nada, ni siquiera aquellas actividades con las que normalmente disfrutan. Al ver que todas ellas tenían los mismos...