¿Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son líquidos volátiles extraídos de diferentes partes de una planta aromática.
Pueden extraerse de las flores, hojas, raíces, tronco e incluso de la corteza de la fruta y juegan un papel clave en la protección y la polinización de éstas.

Un dato curioso es que aunque se les denomine aceites, no son aceites como los vegetales que conocemos, el de oliva o el de coco, por ejemplo. Se les llama aceites porque son lipófilos, es decir, no se mezclan con el agua.

De hecho, no son grasientos y se absorben inmediatamente a través de la piel sin dejar rastro penetrando hasta el torrente sanguíneo.

Y este es un buen indicador para reconocer un aceite 100% puro y uno que está mezclado con otras sustancias.

Y, ¿sabes por qué son terapéuticos?

Porque sus moléculas tienen la capacidad de penetrar más allá de la piel proporcionándote propiedades terapéuticas, incluso curativas.

 

¿Para qué y cómo se usan los aceites esenciales? 

 

Los aceites esenciales tienen usos muy curiosos, la verdad.
Y son prácticamente infinitos.

Desde relajantes hasta motivacionales.
Desde antiinflamatorios hasta tonificantes.
Desde mejorar tu estado de ánimo a ayudarte a ser más productiva.
Desde purificadores de aire hasta desinfectantes.

Tienen cualidades innumerables.

Es más, son tantas las propiedades científicamente probadas que cada vez son más los médicos que los están sugiriendo para tratar diferentes dolencias o malestares.

Hay tres maneras de usarlos:

  • Los puedes inhalar mediante un difusor ultrasónico.
  • Los puedes aplicar sobre la piel.
  • Los puedes ingerir, siempre consultando previamente con un profesional.

¡OJO!

Aunque sean productos naturales no quiere decir que sean inocuos.
Hay que conocer bien las propiedades de éstos así como la condición personal de una misma (alergias, intolerancias, embarazos, etc.)
Y antes de usarlos, especialmente ingerirlos, hay que consultar con un/a expert@ en el tema.

 

¿Cómo reconocer si un aceite esencial es puro?

 

Aunque es una gran noticia que se usen con mayor frecuencia, también tiene un inconveniente importante.

Cada vez se venden más aceites en supermercados o bazares.
Y, bueno, estos no son los más indicados para que los compres, porque no tienen las propiedades que debe tener un aceite esencial puro.
Normalmente, son esencias para aromatizar un espacio y poco más.

Por tanto, quiero darte cinco pautas que te ayuden a identificar un aceite esencial de máxima calidad.

1.Debe tener el certificado de calidad orgánica.

Este tipo de certificados te garantizan que no se han usado pesticidas químicos en el mantenimiento de la planta y que todo el proceso se ha realizado siguiente las bases de la sostenibilidad.

Por eso, asegura que el aceite esencial no contiene esas partículas artificiales y claramente nocivas para su consumo.

Los certificados más comunes que encontrarás son:

   

En caso de que veas otro tipo de certificado, asegúrate de que es válido y no uno falso.

 

2. Debe indicar  que es 100% puro, natural y obtenido a partir de una destilación íntegra

 y en el momento adecuado conservando así todas  las propiedades de la planta.

3. El precio es un buen indicador de un aceite esencial puro. Son productos caros porque el proceso que requiere para obtenerlo y que mantenga todas sus propiedades al 100% no es barato. Por tanto, los packs de 10 aceites por 9,99€ mejor ni mirarlos.

4. Debe contener un número de lote que indica a qué producción pertenece exactamente. Este número facilita saber cuál es la composición exacta de ese aceite en caso de que necesites saber.

5. Indica el nombre botánico en latín en el envase. Cada aceite se obtiene de una planta específica y esa planta tiene un nombre botánico único. Está compuesto por dos palabras en latín que son las mismas en todos los países.

                                   

Aunque hay muchísimas marcas de aceites esenciales, para mí, como estudiante de de naturopatía y fitoterapeuta, los aceites que cumplen con todos los requisitos y con garantía de calidad son los de la marca Young Living.

Conozco la marca desde hace 5 años y llevo utilizándolos desde hace unos meses y te puedo asegurar que han cambiado mi salud y mi cuerpo de forma notable.

Además, es la única marca que tiene sus propias plantaciones desde donde extraen la materia prima, asegurando la máxima calidad y el control riguroso a lo largo de todo el proceso.

De ahí su lema “Seed to Seal” (de la Semilla al bote sellado).

 

¿Dónde puedo comprar mis primeros aceites esenciales?

 

El mundo de los aceites esenciales es sensacional, pero si eres nueva puede abrumarte.

Hay demasiados aceites con propiedades diferentes.

Así mismo, es muy importante tener en cuenta las condiciones y necesidades personales de cada una, ya sean físicas, mentales o emocionales porque los aceites trabajan en planos que van más allá que meramente olfativo.

Así que, lo mejor para iniciarte en este mundo de forma segura y obtener los beneficios, te recomiendo consultar con un profesional que te pueda guiar.

Encontrarás diferentes marcas que te ofrecen Kits de inicio básico para empezar.

Yo, personalmente, te recomiendo el de Young Living  porque es el que mejor resultado me ha dado.

Y lo que más me gusta de esta marca es que una vez que adquieres tus primeros aceites formas parte de una comunidad increíble.

Un grupo de profesionales, desde aromaterapeutas hasta médicos, que te ayudan y te dan consejos de cómo usar tus aceites.

Dentro de la comunidad, de la que formo parte desde hace unos meses, encontrarás personas que están realmente comprometidas con su salud, con cuidarse de forma natural y con el medio ambiente.
¡A mí me encanta!

Además, no tienes compromiso de hacer compras mensuales, como puede ocurrir con otras marcas.

Si no te convence la primera vez, te vas y listo.
Simple y fácil.

Solo puedes adquirir tu Kit inicial a través de un miembro de la comunidad, por lo que si te apetece probarlo, escríbeme y te lo contaré todo.

Pero, si decides comprar otra marca, asegúrate de que cumple con los requisitos que te menciono arriba para que no acabes con algo que no sea un aceite esencial puro que te genere problemas.

Si te ha gustado este post o quieres saber algo más sobre los aceites esenciales déjame un comentario abajo porque me fascina este tema y estaré encantada de ayudarte.

¡Estoy deseando leerte!

2 Comments

Post A Reply to Alfredo Ramos Cancel Reply