Cansancio y tristeza otoñales, ¿por qué ocurren y qué hacer para combatirlos?

Varias personas de mi entorno llevan diciéndome desde finales de septiembre que están “desganadas”.
Que se sienten con poca energía.
Les cuesta despertarse por las mañanas.
Y apenas les apetece hacer nada, ni siquiera aquellas actividades con las que normalmente disfrutan.

Al ver que todas ellas tenían los mismos síntomas (entre ellas, yo), supe que no podía ser casualidad. Entonces investigué y encontré algo que le dio sentido a lo que podría estar pasándoles.

Puede que estas personas sufran el SAD (Seasonal Affective Disorder) conocido en español como el Trastorno afectivo estacional.

Un desajuste muy  común en esta época del año y que además este año está afectando a más personas debido a la situación tan complicada que aún estamos superando.

 

¿Qué es el SAD?


Te cuento.

El SAD es un tipo de trastorno característico del cambio estacional. Es más frecuente en el cambio de verano a invierno que al revés. Y es un claro reflejo de que los cambios que se producen en la naturalez

a tienen un efecto directo sobre nosotros.

Así de conectados y sintonizados estamos con la madre Tierra.

Y sé que estás preguntándote, ¿cómo me afecta esto a mí?

Estamos entrando en una época en la que los días son cada vez más cortos.
La piel nos pide taparnos por las noches.
El cuerpo prefiere un té o un chocolate caliente más que una cerveza fría.
Y todo esto nos pasa porque ha llegado el  otoño.
Y con él están cambiando varias cosas.

La luz natural es diferente. Hay un cambio en las temperaturas. Y por tanto, hay un cambio en nuestro interior y nuestros hábitos.

Déjame que te explique.

Según el profesor de psicología clínica de la universidad de Columbia,   Michael Therman, la falta de luz afecta al funcionamiento del área cerebral que se llama hipotálamo y esto tiene un efecto directo en nosotros:

  • Aumenta la producción de melatonina, la hormona que hace que te sientas con sueño. 
  • Disminuye la producción de serotonina, la que se conoce como la “hormona de la felicidad», que afecta a tu estado anímico, apetito y sueño generando sentimientos de tristeza y depresión.
  • Se alteran los ritmos circadianos que son  tu reloj interno, los que controlan cuándo te levantas o cuándo duermes, por ejemplo. Y al haber un cambio en la luz, también hay cambios en ese reloj interno.

El Dr.  Michael Therman añade que los períodos más comunes donde más personas están afectadas por el SAD son de Octubre a Febrero y los síntomas desaparecen para mayo.

 

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes del SAD?


Nuestro cuerpo sufre un
estrés adaptativo debido a los cambios ambientales lo que genera diferentes síntomas tanto físicos como emocionales.

Entre los síntomas físicos están:

✔ ️ Fatiga.
✔ Dificultad para despertarse.
✔ Ganas de comer más.
✔ Ganancia de peso.
✔ Disminución de defensas.

Por otro lado, están los síntomas emocionales:

✔ Falta de motivación.
✔ Tristeza.
✔ Falta de ganas para socializar  o hacer actividades.
✔ Ansiedad.

Y aunque no son síntomas graves, pueden afectar a la calidad de la vida de una persona, por lo que saber gestionarlos bien puede ayudar.

Y mucho.

 

¿Qué puedo hacer para mejorar estos síntomas?


Lo primero, saber que es normal en esta época del año.
Así que respira y piensa que le pasa a mucha y gente y es algo pasajero.

Lo segundo, quiero darte varias herramientas que puedas aplicar tú misma para controlar y mejorar esos síntomas.

 

1.Medita

 

Intenta sacar unos minutos al día para ti. Esta práctica te ayudará a disminuir los niveles de ansiedad, a escuchar y entender lo que estás sintiendo.

Busca un sitio tranquilo donde nadie te vaya a molestar. Puede ser tu cama y puedes hacerlo al despertarte o antes de ir a dormir.

Siéntate unos minutos para respirar y desconectar de todo lo externo.

Recuerda que meditar no es dejar la mente en blanco sino conectar con una misma y con sus sensaciones y sentimientos más profundos.

Si te ayuda, puedes usar estos mantras como parte de la meditación: 

 

¡Cuéntame en los comentarios cuál es el que más te gusta!

 

2. Haz una actividad física menos exigente como el  Yoga

Con la llegada del frío tenemos menos ganas de salir a la calle para ir a hacer de

porte, ¿no te pasa?

Y más cuando nuestro ánimo está bajo y la energía que tenemos es mínima. Todo parece un mundo. 

Así que la clave está en que te lo pongas fácil.

Primero, conciénciate de que la actividad física es muy importante,

sobre todo para ayudarte a mejorar tu energía y tu estado de ánimo.

Así que te propongo una opción fácil no, lo siguiente. Así, no tendrás excusas:

Yoga en tu casa.

Una sesión cortita de 30 minutos al día te hará sentirte más feliz y con más energía durante el día.
Serán solo unos minutos y sentirás sus efectos durante todo el día.

Te lo aseguro.

 

3. Usa aceites esenciales


Una ayuda natural para prácticamente cualquier malestar.

Estos pequeños botes contienen puras pociones mágicas que te pueden ayudar a aliviar cualquier sentimiento negativo que estés teniendo.

Te ayudan a  relajarte y a motivarte, son antiinflamatorios, mejoran tu estado de ánimo y te ayudan a ser más productiv@, te protegen de alergias y resfriados tan habituales en esta época.

Así que voy a compartir los que uso yo misma en esta época.

Aceites y mezclas para el otoño

  • Digize para el bienestar digestivo.

Como te he comentado arriba, en esta época ansiamos comer más y no siempre de forma sana. Así que para aliviar la pesadez y mejorar las digestiones este aceite es mano de santo.

  • R.C y menta para el bienestar respiratorio, congestión nasal y alivio de síntomas de alergias. 

Otoño es una época de resfriados y alergias y este aceite te ayudará a aliviar estos incómodos síntomas si prefieres usar una alternativa más natural.

Puedes aplicarlos en tu tabique nasal , en el pecho o en planta de los pies con un masaje suave (o con un masaje especial mediante la Reflexología podal). 

También puedes usarlo en tu difusor o con un baño de vapor para abrir tus vías respiratorias.

  • Thieves,  una ayuda natural para reforzar tu sistema inmune debido al cambio de estación y llegada del frío.

Puedes aplicarlo en la planta de los pies con un masaje o usarlo en tu difusor.  

  • Cedro, perfecto para la ansiedad e inquietud de esta época.

Este aceite te va a ayudar a mejorar tu conexión espiritual y facilitará tus prácticas de meditación.

Puedes usarlo inhalando con un difusor, directamente del bote o aplicándolo sobre la piel mediante un masaje.

  • Limón, ideal para recargar energía que tanta falta hace en esta época.

Úsalo en tu difusor, inhalando directamente del bote o aplícalo en la piel para darte un buen chute de energía.

 

4. Habla con un profesional


Si has probado todo y sientes que la situación te está superando y no sabes qué hacer, habla con un profesional, ya sea tu médico, psicólogo o terapeuta integrativo, este
te escuchará y te ayudará a superar esta situación que puede llegar a ser desbordante.

(Si no conoces a ningún terapeuta, puedes reservar una llamada conmigo totalmente gratis pinchando aquí).

 

5. Aliméntate bien y entiende tus necesidades


La alimentación es nuestra fuente de energía y en estos momentos cuando está muy baja, tenemos que darle un buen empujón.

Basa tu alimentación en comida de verdad e incluye alimentos de temporada principalmente como aguacate, piña, plátano, chocolate negro, anacardos o legumbres.

Estos síntomas estacionales suelen durar entre 1 o 2 semanas por lo tanto si sientes que se están alargando es importante que consultes con un profesional porque puede ser señal de algún problema subyacente.

Y para terminar, recuerda que este tipo de desajuste es pasajero. Tu cuerpo necesita adaptarse así que date tiempo y date mucho amor.

Espero que te haya ayudado este post y si es así házmelo saber en comentarios. Y si tienes alguna duda o pregunta también déjamela abajo.

 

¡Estoy deseando leerte!

1 Comment
  • Vanessa Saborido López
    Posted at 14:13h, 27 octubre Responder

    Me ha encantado el post, Claudia. A todos en mayor o menor medida nos afectan estos cambios de estación, pero si eres una persona sensible todavía más.
    La meditación, el ejercicio y los aceites se han convertido en básicos para mi vida y parte de “culpa” la tienes tú 😉
    ¡Voy a escuchar los mantras! Ya te contaré.
    Vanessa

Post A Comment